Blog literario

A esta hora de la madrugada

Después de ganar la batalla contra el demonio de ojos amarillos que apareció en mi sueño y que me paralizó de pies a cabeza, prendo la luz de mi habitación y camino hasta la repisa empolvada que contiene los 29 libros que he coleccionado, desde entendí que es mejor leer en papel que en pantalla.

Verlos me genera paz, pensar en todos los mundos caóticos, fantásticos y aterradores que albergan, hace que mi corazón recupere su ritmo normal. Sin pensarlo mucho elijo uno, 1984 de George Orwell, y abro una página al azar para leer lo primero que ven mis ojos: 

“…En cierto sentido, la visión del mundo que tenía el partido, se imponía con éxito a gente incapaz de entenderla”. 

Cuando el insomnio parece decidido a no dejar que vuelva a dormir, miro las fotos que nadie más ha visto, que cuentan historias que solo yo conozco, y me lleno de buenos recuerdos que me ayudan sobrellevar las aterradoras horas que preceden al amanecer: la primera gota de agua salada que sentí en mi boca, la primera cita que tuve con él, la carta de amor que recibí a los 12 años, la cola de la ballena jorobada que vi en el pacífico.

Mi mente divaga. 

Quisiera retomar la costumbre de escribir un diario, quizás así pueda salvar los mismos sueños que tengo cada noche, que sé que tuve antes y que sé que significan algo. Pero ahora, que supuestamente soy una adulta, debo conformarme con el recuerdo del que existió una vez en mis años de infancia. 

Miro la hora y descubro que es la madrugada del sábado, Me alegro mucho porque el insomnio me deja cansada durante el día, y una mente agotada y somnolienta no le sirve mucho al sistema al que pertenezco. 

Quizás solo por hoy vuelva a ser la que fui antes: veré cuentos de los Hermanos Grimm en el Canal Caracol, releeré el Caballero de la Armadura Oxidada, y hasta me animaré a vestir las muñecas de mi sobrina, como solía hacerlo cuando disfrutaba más la vida. 

Quizás. 

No lo sé. 

A esta hora de la madrugada todo parece posible. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: