Blog literario

Bucle

pajaro enjaulado

Esa noche soñó que un pájaro enjaulado escapaba y volaba libre. Despertó y sintió que era una revelación.

Ya lo había decidido. Ese mismo día renunciaría a su empleo, al que le había regalado 10 años de su vida a cambio de un salario estable. Después empacaría sus cosas y viajaría por el mundo. Retomaría el oficio de escritor y viviría sus últimos años envuelto en los placeres, que solo conocía a través de los libros que leía tan fervientemente.

Miró a su esposa medio desnuda, que dormía plácidamente, sacó la carta de renuncia de la mesita junto a su cama y se marchó.

Camino a su trabajo, mientras observaba el rostro somnoliento de los demás pasajeros del metro, las dudas lo asaltaron:

¿Y el préstamo del banco?, ¿y la universidad de los niños?, ¿y la hipoteca?, ¿y la terapia de parejas?, ¿mi familia estará de acuerdo?, ¿cuánto cuesta tramitar un pasaporte?, ¿me alcanzará la liquidación para viajar con 5 personas más por el mundo?, ¿y si me voy solo?, nunca necesité a mi padre, no creo que mis hijos necesiten al suyo.

Sin darse cuenta el día terminó. Al llegar a su casa, después de cenar con su familia, guardó la carta de renuncia en la mesita junto a su cama, le hizo el amor a su esposa y se durmió.

Esa noche soñó que un pájaro enjaulado escapaba y volaba libre. Despertó y sintió que era una revelación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: